Publicaciones‎ > ‎

Presidenciables: Chingones y Pendejos

posted May 1, 2011, 8:52 PM by Elección México   [ updated May 2, 2011, 8:51 PM ]

En un cuarto donde onda la confusión, donde las frentes sudan y los murmullos de la calle entran como la luz: tenuemente. Un obscuro cuarto perdido en el Centro Histórico de la ciudad, tres personas, un diputado y los otros policías, sobre la mesa una pistola, el más grueso de los uniformados expone: “este mundo se divide en chingones y pendejos, y hay que escoger sagazmente de qué lado se está”. Esta es una fugaz escena de la novela “La muerte de Artemio Cruz”, dos arquetipos de la cultura mexicana se proponen: los vencidos y los “reatas”. Abril se calienta a un año de las elecciones presidenciales: los políticos cuidan el discurso, madrugan, los partidos pican, los periódicos hablan y la pasarela de candidatos se hace cada vez más transparente. ¿Chingones o Pendejos?

Abogado con porte, estadista concreto, popular, visionario y moderno, Peña Nieto cabalga a toda fuerza por la justa presidencial. Inflamado de virtualidad, el “chingón” del tricolor saluda y sonríe, las televisoras lo cobijan, ¿mecías? Elegido. Personaje encargado de iluminar el camino del partido al ansiado retorno. El PRI se manifiesta por Moreira. El dirigente entona fábulas, remite a los ayeres de gloria, de garantías, democracia, seguridad y estabilidad económica, infla una nostalgia imaginaria. Y bueno, por el momento, la artificial fórmula del copete parece funcionar.

La izquierda mexicana es una fiesta que nos ha acostumbrado a las incongruencias, a la división y a un emotivo discurso que no toma forma. Andrés Manuel no descansa, sigue la lucha, activando la democracia, incluyendo a la masa social, al trabajador marginado, pero ante el ojo del otro cuerpo civil, el proyecto sigue sonando hueco. Y está Ebrard, sólida opción de la izquierda. Un líder moderno, inteligente y cabal, bien puede construir propuestas sociales, bien puede entablar diálogo con la clase empresarial. Veo difícil que uno ceda, los Marcelos no son comúnes y la necedad del tabasqueño es magna. Me parece que en 2012 veremos al amarillo y el rojo abrir puertas pero para diferentes personajes.

Y canta la sabiduría de pueblo: “Todos somos pendejos, pero más pendejo es el que no sabe que es pendejo”. La derecha hinchada de candidatos: Creel, Vázquez Mota, Lujambio, Lozano y Ernesto Cordero; algo opacos pero dan la foto de estar acoplados. El partido si no quiere dar más ventajas de las que ha dejado el desempeño de la administración azul debe de entrar en un ejercicio interno de humildad, los candidatos deben renunciar al egoísmo, unificarse y evitar minar la vereda del más apto.

El presente es turbio, el estado se nota flaco de capacidad política; nuestro capitalismo anda hecho un subdesarrollado embudo; el terror, el secuestro, el derecho de piso y la extorsión son temas de mesa. A ratos México parece quebrarse, desvanecerse sobre un abismo de incertidumbre.

Los posibles candidatos brillan y sonríen por tener la codiciada silla del Águila, las riendas del país. Es momento de ser inteligentes, de ser un México inteligente, de señalar cualquier discurso bañado de retórica, de exigir soluciones y permanecer críticos. ¿Quién meterá gol?, ¿habrá un Zedillo en la sombra de la luz pública?, ¿de qué color se pinta el 2012? Que el examen del tiempo limpie a nuestro nuevo jefe de estado. ¿Chingones o Pendejos? Descifrar e interpretar nuestra tarea de aquí a que la carrera acabe.


Por Jorge Cano ([email protected]), Periódico El Supuesto, 27 de Abril del 2011

Comentarios ‎‎(Presidenciables: Chingones y Pendejos)‎‎


Comments