Publicaciones‎ > ‎

¿Y cuando gane el PRI la Presidencia? por Manlio Fabio Beltrones

posted Mar 4, 2011, 5:32 AM by Elección México   [ updated Mar 4, 2011, 5:34 AM ]

Hoy 4 de marzo los priistas debemos explicar a la sociedad mexicana qué diferencia habría entre el gobierno del PRI (2012-2018) respecto de los gobiernos que encabezamos en el pasado, y frente a la experiencia de los dos gobiernos panistas. Aun cuando encuestadores y analistas coinciden en ubicar al PRI con altas posibilidades de éxito en la próxima elección presidencial, estamos obligados a presentar desde ahora el proyecto de país al que aspiramos. Nuestra generación tiene el compromiso de proponer cuál debe ser la relación del Estado con la economía, con la sociedad y con los partidos políticos, así como precisar el papel del Estado como responsable de la rectoría del desarrollo nacional y como garante de la equidad y la justicia social.

El PRI debe enfrentar el reto de explicar su proyecto para el México del siglo XXI; debemos promover reformas que respondan a la realidad económica mundial, a un mercado globalizado y a las situaciones que, día a día, se viven en los 3 mil kilómetros de frontera que compartimos con Estados Unidos. No podemos permanecer inmóviles y desaprovechar el "bono demográfico", que significa que seguiremos siendo, todavía por algunos años un país mayoritariamente poblado por jóvenes. Tenemos que proponer las medidas que permitan cubrir la deuda histórica del Estado con los más de 10 millones de indígenas, que viven en el abandono y el atraso. Tenemos que explicar lo que haremos para reducir la desigualdad social. Urge que recuperemos la seguridad pública y se garantice a cada persona el derecho a una vida con tranquilidad y certidumbre, con crecimiento económico sostenido, estabilidad de precios y mayores empleos.

El PRI debe ser claro al proponer las prioridades que asigna al Estado, su tamaño y sus responsabilidades, así como en las reglas que propicien el acuerdo. Por ello, la urgencia de la reforma política que promueva la cooperación entre el Congreso y el Ejecutivo. Quienes postulan regresar a fórmulas del pasado, o a torcer la ley para alcanzar en el Congreso una mayoría que el electorado no otorga, se equivocan. Seguiré insistiendo en que una fórmula de cooperación y gobernabilidad democráticas es que el Senado ratifique a los secretarios de Estado que designe el Titular del Poder Ejecutivo, a partir de 2012. Sólo ello hará posible tener, en el futuro, gabinetes de calidad, profesionales y eficientes.

Asimismo, es necesario explicar los elementos de una profunda reforma social que haga posible la construcción de un país justo, con el objetivo básico de superar la pobreza, no de seguir dando dinero a los pobres sin más propósitos que los electorales. Hay que dotar a los pobres y marginados de los recursos y condiciones para dejar de serlo, y alcanzar un reparto de la riqueza que nos permita ser un país mayoritariamente de clases medias. Para ello, necesitamos políticas de Estado que permitan construir un piso común de bienestar en el que todos los mexicanos, sin excepción, ejerzan sus derechos sociales.

El PRI debe promover una reforma jurídica que permita tener un mercado más competitivo, así como terminar con el indebido proceso de cooptación y sometimiento del que han sido víctima los órganos reguladores en materia económica.

Si queremos dar viabilidad financiera al siguiente gobierno, debemos impulsar una profunda reforma fiscal, que dote al Estado de los recursos para atender sus obligaciones sociales y lo convierta en factor que impulse el crecimiento económico y la generación de empleos. También será indispensable reordenar el gasto federal, al que los gobiernos panistas han distorsionado de una forma irresponsable.

Seguiré insistiendo en que el PRI no debe conformarse con que su fortaleza sea producto de los errores de nuestros adversarios.

¿Qué diferencia habrá si en 2012 gana el PRI? Obvio es que gobernaremos mucho mejor que los panistas. Nuestro reto es hacerlo bien para los mexicanos, con eficacia y honradez.

Tenemos que promover un profundo proceso de cambios en todos los órdenes de la vida nacional, a partir de la claridad sobre el papel del Estado mexicano. Me inspira y anima el ejemplo de otro sonorense, Luis Donaldo Colosio, que quería ver al PRI "todo el tiempo, en todos lados, con toda la gente".

Así quiero ver al PRI.

El autor es Presidente del Senado de la República.

Artículo de Manlio Fabio Beltrones, Periódico Reforma, Viernes 4 de Marzo del 2011

Comments