Publicaciones‎ > ‎

La silla vacía

posted Jun 21, 2012, 6:28 PM by Elección 2012 México   [ updated Jun 21, 2012, 6:36 PM ]

De la que se perdió. Sí, el que se lo perdió, pero de manera gacha, fue él. Grave error, por parte de Enrique Peña Nieto, no haber asistido al debate presidencial organizado por el movimiento #YoSoy132. Con todo respeto, pienso que el candidato por el PRI la regó. Sí, fue muy mala onda el feo que les hizo a todos los jóvenes que comprenden la comunidad de decenas de universidades que por primera vez en la historia de unas elecciones presidenciales en nuestro país organiza un debate sin depender del IFE, ni mucho menos de los medios de comunicación electrónicos. Ellos solitos pusieron sus cámaras, sus micrófonos en las instalaciones de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal. Por lo que respecta a las televisoras, fueron muy firmes al decirles ni maíz. No, ciertamente no era un capricho del movimiento. Era parte de la estrategia: "La negativa, remarcaron, no era un capricho, sino un acto de congruencia con una de las demandas centrales del movimiento: la democratización de los medios de comunicación. Por eso, se mostraron inflexibles: la transmisión del debate por YouTube tenía que respetarse. 'Nacimos en internet, en las redes sociales. Es casi, casi lo que desayunamos y comemos. Les pedimos que confíen en nosotros', señaló Ana Rolón, estudiante de la Ibero".

La verdad es que, qué metidota de pata por parte del ausente, de Peña Nieto, quien perdiera una magnífica oportunidad y, con ella, miles de votos de jóvenes que quieren una verdadera transformación del país. Dice mi página preferida de la red, Sin embargo, que: "La lista Nominal del Instituto Federal Electoral (IFE) cuenta con 33 millones 651 mil 327 personas entre los 18 y los 34 años de edad. Esto significa un 42.36% del total de esa Lista Nominal, que asciende a 79 millones 454 mil 802 personas". Líneas abajo, la misma página, dice: "Regresemos al primer dato: 33 millones de mexicanos son jóvenes; seguramente un grupo importante de ellos es simpatizante, pero no todos. Digamos que el país joven está dividido en dos: los que no creen en Peña Nieto, y los que sí creen en él. Dividido en dos, 16.5 millones de individuos simpatizan, entonces, con la causa de Movimiento #YoSoy132. Son muchos, ¿no?". Si a estos se le suma la generación de sus padres, muchos de los cuales todavía tienen pesadillas por la noche cuando sueñan con el PRI, más los indecisos, los que van a votar por el PAN, los que lo harán por el PRD, los que no piensan votar, los que vieron la película de Colosio, etcétera, etcétera, pues si hacemos bien la cuenta, pienso que serían un chorro de ciudadanos.

La verdad es que ¡qué quemadota! (expresión de los setenta que utilizaban las niñas bien de la Ibero de Taxqueña, cuyas hijas pequeñas, seguramente, ahora, pertenecen al movimiento #YoSoy132) se dio el candidato del PRI: "Es comprensible, todo mundo esperaba que no asistiera Peña Nieto. Sólo reafirma que no es un buen candidato", comentó Roberto Vallejo, estudiante de El Colegio de México, ante el rechazo del priista de acudir al encuentro. De allí que, mientras empezaba el debate, gritaran una y otra vez: "Enrique, ausencia es incompetencia". ¿De verdad habrá dejado de ir por in-com-pe-ten-cia?

¿Quién le habrá aconsejado que no fuera al debate? Imagino diversas voces de los asesores de Peña Nieto diciéndole cosas como: "Mira, no va a pasar por el Canal de las Estrellas, ¿para qué te expones, si ya ganaste la Presidencia? Además, es poquísima la gente que tiene internet... Lo mejor es escribirles una carta de disculpa diciéndoles cosas como: Les deseo que su movimiento siga contribuyendo a fortalecer la democracia y las libertades... Así queda muy bien, sin necesidad de una confrontación estéril. ¿Cuántos votos te puede quitar tu ausencia? ¿Cien, doscientos cincuenta? La verdad es que no vale la pena...".

Click en la imagen para ampliar:                                                 .

¿Neta?, ni falta hizo. El debate salió espléndido, redondito, bien organizado (a pesar de las fallas de trasmisión), pero sobre todo resultó una lección más de civismo y de democracia digital. Más de 100 mil espectadores lo siguieron, ya sea por internet o por radio. Por mi parte, lo escuché por Radio Educación y después lo volví a escuchar por YouTube, gracias a este medio pude observar a la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, perfectamente bien arreglada y al candidato por el PRD, Andrés Manuel López Obrador, y al otro contendiente. Me interesó tanto que lo vi dos veces; vi a Genaro Lozano, a Rodrigo Munguía y a Carlos Brito. Y que Andrés Torres Checa dijo con absoluta contundencia: "El 19 de junio no se va a olvidar. Hoy hicimos historia. No nada más los jóvenes, toda la ciudadanía que participó y que estuvo presente en este debate. Nos tacharon de porros, acarreados, poco críticos e intolerantes. No lo somos y hoy lo demostramos en este debate convocado por primera vez por los ciudadanos". Ciudadanos libres, como bien dice el lema de la Ibero: "La verdad nos hará libres", palabras inspiradas en el Santo Evangelio: San Juan 8,31-42.

Durante la transmisión, mientras veía la silla vacía que no quiso ocupar Peña Nieto (candidato vacío), no pude evitar pensar aquello que dice: "El que se fue a la Villa, perdió su silla".

Por Guadalupe Loaeza, Periódico Reforma, 21 de Junio del 2012

Comments