Publicaciones‎ > ‎

Apocalipsis panista

posted Feb 22, 2012, 3:07 PM by Elección México   [ updated Feb 22, 2012, 3:08 PM ]

Además de entrever un presunto fin del mundo, un apocalipsis alude a una situación tremenda u horripilante. Desde hace años, de no ser casi siempre, en México las vivencias nacionales de temor, horror, pavor y miedos envenenan a sus metrópolis, en no pocos pueblos y rancherías. La numeralia viscosa acrece o desciende, pero no para.

Junto con enfrentamientos criminales, aumentan las diatribas, las polémicas, las calumnias, los espionajes, las traiciones y deslealtades. Pugnas entre panistas se expresan en apocalipsis fuertemente. Frustrado por una candidatura senatoril que no le conceden, Javier Corral, destacable militante del PAN, se queja abiertamente de injusticia, de ilegalidad.

Con cólera manifestada, el chihuahuen- se espetó reclamaciones propias de un contrario priista: "Exijo se anule este proceso y daré la batalla que sea necesaria (podría verse, se acota aquí) para que se limpie la imagen (de quedar alguna) y paguen caro los responsables de esta afrenta".

Acusó de traidores y decepcionantes a sus compañeros (?) de partido, Cruz Pérez Cuéllar y Carlos Borruel, que le causan pena ajena, en un su dicho rotundo. Y más: en sus jornadas electorales se dio uno de los más insultantes acarreos de votantes. Pruebas: tres videos con testimonios de votantes, "emboletados" con pasajes y complicidades, en espera de entrega de despensas y algunas otras transas por "ayudas".

La quejumbre e ira no se expresaron únicamente en el estado del norte mexicano. En Veracruz se denunció (el abatido Alejandro Vázquez) "Los resultados provienen de los recursos públicos, de la pobreza y de la manipulación electoral", no ofreció pruebas ni detalló. Porquería electoral como las de sus opositores tricolores en sus peores y malignos tiempos, no del todo lejanos.

Y más lodo: corrupción, denuncias, lamentos en el Estado de México. La dirigencia regional panista anticipó tiempos, violó procedimientos con jirones blanquiazules. Discrepancias entre los presurosos y los resultados oficiales. Pero su presidente de la Comisión Nacional de Electores, José Espina, se hizo el occiso, y aseguró que no había sido notificado de denuncias en las comisiones electorales de los estados.

A mayor abundamiento horripilante, el CEN priista usa ilicitudes que imputa a dos santones panistas, Ernesto Ruffo Appel y Eugenio Elorduy, por vínculos con el narcotráfico. Presuntamente temen y se encabritan porque los panistas quieren usar un recurso felón que ellos han usado: elección de Estado. Proponen consignación de la hermana cada vez más incómoda de Calderón, Luisa María, la "Cocoa", Calderón; ofrecen una grabación en donde la señora da idea de maldades, de corrupción, de propiciar traiciones o deslealtades de priistas. Las réplicas primeras de la inculpada no fueron precisas, sí confusas, acarreando prejuicios y juicios de culpabilidad.

Lo mismo en el PRD que en el PAN, las disputas de posiciones no se fincan en propósitos, nociones y movimientos humanos, colectivos, por más que se invoquen o se propongan. Por supuesto, lo que importa y les vale es obtener cargos, puestos, representaciones en nombre de comunidades y a veces, se atreven a fingir, de etnias.

Ocurre así que entre los aspirantes se inscribe y pugna gente que ya probó los goces y las amarguras de haber sido legisladores o gobernantes. En el juego panista se advierten personas como Diódoro.

Carrasco, que no sufre desdoro alguno por haber sido conspicuo gobernador, secretario de Estado priista. Ahora se podrá colocar como seguidor o secuaz de la Vázquez Mota. Les vale poco o nada antecedentes o declaraciones priistas, lo mismo perdedores de Yucatán a Sinaloa, emigrantes del PRD o de cualquier patente priista. ¡Guácala!

Así a encajarse donde se pueda, como sea, siendo cierto y admitido que ideologías o principios, o en su nombre, valen sorbete. "Quesque" compañeros de partido, la empresaria Vázquez se reunió con el pronto ex secretario de Gobernación, quien hereda, post mortem, la subordinada e ineficaz Secretaría de Gobernación, que no de gobernabilidad. Se reunieron el calderoniano y la política mixta, foxiosa y supuestamente legataria del michoacano.

No habrá de extinguirse el PAN. Pero sí padece apocalipsis. En el caso posible e improbable que la señora admitida que no bendita entre dos señores, lograse acceder a la Presidencia de la República, habrá de encarar, como sus opositores, los tiempos de sequía más severos en 70 años. Sobre todo en política.

Por Froylán M. López Narváez, Periódico Reforma, 22 de Febrero del 2012

Comments