Noticias‎ > ‎

Acusa PRI pruebas absurdas y retóricas

posted Jul 21, 2012, 5:03 PM by Elección 2012 México   [ updated Jul 21, 2012, 5:03 PM ]

La Coalición Compromiso por México, integrada por PRI y PVEM y que postuló a Enrique Peña Nieto, acusó que los argumentos de la coalición Movimiento Progresista para solicitar la invalidez de la elección es subjetiva y retórica, pues los argumentos que presentan son endebles, absurdos y están llenos de sofismos que sólo intentan confundir a las autoridades electorales.

En su escrito de tercer interesado, entregado al IFE el 16 de julio --dependencia que a su vez lo llevó al Tribunal Electoral-- la coalición Compromiso por México aseguró que sus adversarios omitieron entregar pruebas fehacientes de la presunta compra y coacción del voto.

Incluso alegó como pertinente que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación tomara en cuenta la "maliciosa" conducta de los demandantes, pues acompañaron su escrito de una gran cantidad de cajas con utilitarios que no representan prueba alguna.

"La demanda de juicio de inconformidad se basa en la exposición de afirmaciones por demás subjetivas y generales que, fuera de estar basadas en razonamientos lógico-jurídicos, atienden a construcciones retóricas poco serias que, por su naturaleza, no son útiles para deducir las consecuencias jurídicas que pretende la parte actora (Movimiento Progresista).

"Parte de premisas falsas, indebidas apreciaciones de los hechos, equivocadas interpretaciones de los preceptos legales, todo lo cual pretende dar soporte a sus impertinentes conclusiones, además de que omite vincular, o lo hace de manera desacertada, sus supuestos agravios con las pruebas aportadas, las que, en todo caso, no son aptas para demostrar los hechos afirmados", expuso la coalición PRI-PVEM.

La Coalición Compromiso por México reconoció que aunque no puede desconocerse que algunas irregularidades revistieron cierto grado de importancia, dichas calificación por sí misma resulta insuficiente para demostrar que se hubiera afectado en forma determinante el proceso electoral.

Asimismo, recordó a la coalición Movimiento Progresista que los partidos políticos se comprometieron a conducir sus estrategias con sentido de responsabilidad y dentro del marco de la libre expresión.

Sobre las encuestas, la alianza PRI-PVEM indicó que la acusación de un uso propagandístico de esos instrumentos es falsa, toda vez que no se generó inequidad. "Resulta absurdo el argumento de la parte actora al sostener que los muestreos de las preferencias electorales generaron inequidad", señaló.

Calificó como absurdo el argumento, toda vez que se tendría que suponer que para que una encuesta no fuera equitativa, en un ejercicio tendría que dar por ganador a un candidato y al ejercicio siguiente a otro, y así sucesivamente.

Para PRI-PVEM, las elecciones cumplieron con los principios de legalidad y los electores emitieron con libertad el sufragio.

Ante la acusación de una supuesta adquisición de tiempos en radio e internet, sostuvieron que cumplieron con la legislación y sostuvieron que el documento presentado por la coalición Movimiento Progresista contiene acusaciones sin sustento.

Destacaron que las pruebas que presentaron no son determinantes para comprobar sus expresiones de propaganda encubierta.

La coalición que postuló a Enrique Peña Nieto detalló que si bien se aportan documentos y supuestos testimonios, son pruebas relativas respecto a hechos aislados. "No son concatenadas entre sí, ni reportan vínculos indiciarios entre una y otras, ni apuntan fehacientemente a determinar objetivamente responsabilidad a miembros de los partidos que integran la coalición", expuso.

El PRI incluso dedicó una parte de su documento a defender la labor del Instituto. "No existe duda de que los acuerdos emitidos por el IFE dieron certeza y objetividad a los requerimientos establecidos y exigidos por la normativa electoral", concluyó, y añadió que prueba de ello fue la menor incidencia de irregularidades.

En sus conclusiones, la coalición PRI-PVEM pidió al Tribunal declarar inoperantes las quejas de Andrés Manuel López Obrador y declarar la validez de la elección.

Niegan usar tarjetas como efectivo

Entre los hechos que la coalición PRI-PVEM rebatió a sus adversarios del PRD-PT-Movimiento Ciudadano destaca la acusación sobre uso de tarjetas de la empresa Soriana.

En su defensa, el tricolor aseguró que esos señalamientos son infundados, pues no existe ninguna relación jurídica o comercial con esa empresa y la empresa Soriana no aportó de ningún recurso a la campaña del candidato presidencial Enrique Peña Nieto.

"Debe resaltarse que no existe ninguna relación de orden jurídico o comercial entre la Coalición Compromiso por México y la empresa denominada organización Soriana o su subsidiaria Tiendas Soriana", se lee en el escrito que interpusieron el PRI y el PVEM como terceros interesados.

No obstante, ambos partidos admitieron que sí tienen conocimiento de que existe un contrato entre la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y Soriana, cuyo objetivo es otorgar beneficios a los trabajadores de esa central obrera ligada al tricolor, aunque no hicieron uso en modo alguno de esas tarjetas.

La coalición describió que las "tarjetas del aprecio" no son un mecanismo útil para la transferencia de dinero.

Con argumentos que también fueron esgrimidos por el IFE, la coalición Compromiso por México señaló que el Movimiento Progresista no puede probar que dichas micas se utilizaron con el fin de comprar el voto.

Insistió en que las tarjetas en cuestión y de las cuales hubo testimonios en redes sociales y medios de comunicación no contienen dinero en efectivo, sino que forman parte de un programa de beneficios en los que se obtienen descuentos en sus compras en distintos establecimientos, pero en modo alguno son útiles para disponer de recursos en efectivo.

"Desde nuestra perspectiva, lo más que podría desprenderse de las pruebas reseñadas, son indicios que informan sobre varios cientos de personas que habrían recibido tarjetas de prepago a cambio de su voto; circunstancia que aún cuando, sin conceder, se llegare a estimar plenamente acreditada, carecería de la entidad jurídica necesaria para poner en duda los resultados de la elección presidencial", indicaron ambos partidos en sus conclusiones.

Añadieron que es falso que los trabajadores hayan recibido esas tarjetas Soriana a cambio de su voto en favor del candidato presidencial de esa coalición.

Por Leslie Gómez, Periódico Reforma, 22 de Julio del 2012

Comments