Noticias‎ > ‎

Tengo cabeza, corazón y carácter para gobernar: AMLO

posted Feb 12, 2012, 10:38 AM by Elección México   [ updated Feb 12, 2012, 10:39 AM ]
Linares, Nuevo León

El 2011 fue un año negro para este municipio naranjero: los secuestros se dispararon, el narcotráfico intensificó su presencia y la policía local se desintegró.

Muestra de su vulnerabilidad en materia de seguridad son las tres patrullas de la policía estatal, con seis elementos encapuchados y con armas largas, que cuidan la plaza municipal, mientras Andrés Manuel López Obrador promete a alrededor de 200 personas que, de llegar a la Presidencia, podrán "dormir con las puertas y ventanas abiertas".

Un elemento de Protección Civil revela: sólo existen ocho policías, pues en octubre del año pasado 47 fueron retenidos para investigarlos por su presunta relación con el crimen organizado.

Abajo del templete, uno de elementos municipales que quedan, desconfiado en su hablar, argumenta que la situación no está tan difícil, pero recuerda que hace unos meses regaron por esa misma plaza un cuerpo en pedazos.

Es un día frío y lluvioso. En las plazas públicas que visita López Obrador-Sabinas Hidalgo, Linares y Cadereyta- se confirma que la izquierda en Nuevo León es la tercera fuerza política, pues lucen a medias.

En esos municipios que sufren del mismo mal de violencia por el narcotráfico, toma como bandera el tema de seguridad y promete que, si llega a la Presidencia, en seis meses retirará al Ejército de las calles y habrá una nueva policía nacional incorruptible, capacitada en valores e inteligencia.

Su equipo de seguridad está inquieto. Al General Audomaro Martínez se le ve desconfiado, por lo que él y sus elementos, militares retirados o con permiso, dan vueltas en los zócalos locales para detectar alguna irregularidad. No hay novedad.

Arranca el día en Sabinas Hidalgo, donde las lujosas mansiones se mezclan con las casas modestas.

Ahí, ataviado con un traje azul marino y camisa rosa -vestimenta inusual cuando ofrece un mitin abierto-, da a conocer los nombres de quienes ocuparían la Procuraduría General de la República y la Secretaría de Seguridad.

La primera es para uno de sus incondicionales, el ex Procurador Bernardo Batiz, y el otro, uno de los más cercanos a Marcelo Ebrard, Manuel Mondragón. López Obrador confía que al dar nombres de quienes serían parte de su equipo atraiga más votos en la elección del 1 de julio.

Ya en Montemorelos, a un costado del restaurante Los Pinos, en el Club Campestre, el empresario Mario Moncada, líder en grúas, le ofrece una comida, con los mejores cortes de carne de la región, para exponerle las inquietudes de medio centenar de pequeños y medianos comerciantes, en su mayoría también productores de cítricos, quienes le cuestionaron cómo generar seguridad y frenar la salida de la inversión al extranjero.

"Quiero que usted me convenza de que es el hombre que estamos esperando. Los hombres del campo lo necesitamos y queremos a alguien que escuche", fue unos de los cuestionamientos.

López Obrador recitó lo que prometió en las plazas públicas este día: "Vamos a resolver los problemas, no será fácil, pero tengo la decisión de hacerlo, tengo autoridad moral, tengo cabeza, tengo corazón y tengo carácter, las tres c que se necesitan". 

Fue una gira de percances y apapachos. Cuando le faltaban 20 kilómetros para llegar a Linares una de las llantas de la camioneta en la que viajaba el precandidato, rentadas por el senador regio Alberto Anaya, se ponchó.

La salida: pedirle aventón a los reporteros de la televisora del Ajusco para llegar a Linares, pues llevaba 45 minutos de retraso.

También fue una día de apapachos, pues por la noche, para cerrar su primer día en Nuevo León, el empresario Javier Garza Calderón lo invitó a cenar a su casa, en San Pedro, para después presentarle a otros hombres de negocios regios que simpatizan con su proyecto.

Por Érika Hernández, Periódico Reforma, 12 de Febrero del 2012

Comments