Noticias‎ > ‎

Confronta el G-8 a Ebrard por PRD

posted Mar 15, 2011, 8:08 AM by Elección México   [ updated Mar 15, 2011, 1:46 PM ]

Líderes de las corrientes que integran el denominado G-8, bloque opositor a Jesús Ortega, acusaron a Marcelo Ebrard de intervenir en la definición de la dirigencia nacional del PRD para ganar votos a su favor, rumbo a la elección presidencial del 2012.

Por su parte el Jefe de Gobierno capitalino defendió su cabildeo interno para lograr un acuerdo sobre la nueva dirigencia partidista.

El Mandatario pidió a los dirigentes de estos grupos reunirse hoy, para presentarles formalmente su propuesta de impulsar al diputado federal Armando Ríos Piter como dirigente del partido y convocarlos a un pacto de unidad en la elección interna del 19 de marzo.

Sin embargo, algunos líderes perredistas condicionarán la interlocución del Jefe de Gobierno a que se pronuncie en contra de las alianzas con el PAN y deseche su intención de postular al legislador guerrerense.

El senador Carlos Sotelo, líder de la corriente Democracia Social, afirmó que Ebrard ha visto en la negociación de la dirigencia la oportunidad para posicionar su candidatura a la Presidencia.

"Marcelo no es un árbitro, no está tratando de negociar, sino de imponer a Ríos Piter y a alguien de Nueva Izquierda, porque al no pronunciarse en contra de las alianzas se ha convertido en el jefe político de ese bloque de derecha que existe en el PRD, por ello aparenta una interlocución positiva.

"Está cabildeando su acuerdo e interés político, es inaceptable que intente proponer a alguien que no sabe nada del partido. No será un buen interlocutor para promover la unidad hasta que no se pronuncie en contra de las alianzas", comentó.

Dolores Padierna, coordinadora de la corriente Izquierda Democrática Nacional (IDN), afirmó que por primera vez ha visto al Jefe de Gobierno "muy preocupado" por la crisis que vive el partido, pues ello impacta en su aspiración a la candidatura presidencial.

Por ello, sostuvo, si es real su preocupación, la única manera de que el denominado G-8 acepte una fórmula de consenso es que el Mandatario capitalino les garantice que no habrá una coalición con el PAN en el Estado de México y en el 2012.

"Le pediremos a Marcelo que sea el unificador del partido si garantiza que no habrá más alianzas, lo respaldaríamos en la fórmula que él nos plantee. Lo veo muy preocupado por el riesgo de la ruptura. Él puede utilizar su peso político para unir al partido y es quitando la causa de la división que son las alianzas.

"No puedo decir que voy a declinar a mi aspiración (como presidenta del partido) pero no me niego ni me aferro a ningún cargo, estaríamos abiertos a la negociación", añadió.

Mientras que Higinio Martínez, líder del Grupo de Acción Política, aseguró que Ebrard no tiene la autoridad para intervenir en la sucesión de la dirigencia cuando no se ha definido con claridad sobre las alianzas.

Por consenso

Ebrard justificó su participación y propuestas en las discusiones para elegir al nuevo líder del PRD nacional, al señalar que lo que pretende es que no haya más divisiones en ese partido.

"El objetivo de las pláticas que tenemos y de la presencia del Jefe de Gobierno como militante del PRD es evitar otra ruptura, otro conflicto. Hay, me parece, el imperativo de que se llegue a una solución consensuada. Lo que estamos demandando es que exista un acuerdo y que se antepongan los intereses de lo que significa la izquierda mexicana a los intereses de grupo que tanto daños nos han hecho.

"Yo no voy a ser un factor para ser otro motivo, he dado diversas opiniones, no las voy a reproducir aquí porque sería imprudente, pero el objetivo prioritario es que se tenga una regulación acordada del principal exponente electoral de la izquierda mexicana, que les guste o no es el PRD, ningún otro partido", manifestó.
Por Érika Hernández y Alberto Acosta, Periódico Reforma, 15 de Marzo del 2011

Comments