Experiencia

A punto de cumplir 52 años, Marcelo Ebrard lleva tres décadas en el servicio público. Inició en el PRI, creció a lado de Manuel Camacho Solís, de quien fue su brazo derecho en el gobierno de la Ciudad. Llegó a la Cámara de Diputados postulado por el PVEM, fundó el Partido de Centro Democrático con Camacho y terminó afiliándose al PRD para llegar a la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal.

Cargos públicos:

Asesor de la Secretaría de Programación y Presupuesto (1982-1984).

Director del Programa de Renovación Habitacional Popular de la Secretaria de Desarrollo Urbano y Ecología (1986-1988).

Director general de Gobierno del Departamento del Distrito Federal (1989).

Secretario de Estudios y Proyectos Institucionales del DDF (1991).

Secretario general de Gobierno del Departamento del Distrito Federal (1992-1993).

Subsecretario de Relaciones Exteriores (Noviembre 1993 enero 1994).

Diputado federal en la LVII Legislatura (1997-2000).

Secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal (2002 2004).

Secretario de Desarrollo Social del Distrito Federal (2004 2005).


Partidista y electoral:

Se afilió al PRI en 1978.

Coordinador de asesores del presidente del CEN del PRI (1988).

Secretario general del PRI del Distrito Federal (1990-1991).

Candidato plurinominal del PRI a la Asamblea de Representantes del Distrito Federal. No llegó porque el PRI ganó todos los distritos de la ciudad (1991).

Renunció al PRI en 1995.

Fue postulado por el PVEM a diputado federal por representación proporcional. Se declaró independiente a media legislatura(1997).

Fundador del Partido de Centro Democrático (1998).

Candidato del PCD a Jefe de Gobierno del DF. Declinó a favor de Andrés Manuel López Obrador (2000).

Se afilió al PRD en diciembre de 2004.

Candidato a Jefe de Gobierno del Distrito Federal postulado por el PRD, PT y Convergencia (2006).


Sus preocupaciones

¿Qué asunto lo pone nervioso?

Los riesgos que tiene la ciudad. Todo el tiempo nos preocupamos por posibles inundaciones, sismos; lo que nos preocupa y nos ocupa es la vulnerabilidad de la ciudad, tengo muy clara conciencia de eso.

¿Y de cara a su aspiración presidencial?

No tengo ese tipo de preocupaciones. De cara a esa aspiración dependo de una encuesta en la que la gente va a decir qué quiere. Si la gente no quiere que vaya de candidato, pues no quiere y ya, será después, será otro día o no será. Y si quiere, pues aquí estoy.

¿Con qué asunto no se metería como Presidente?

Te vas a tener que meter a todos.

¿Marcelo Ebrard no tiene riquezas inexplicables de las que vayamos a enterarnos en campaña o, peor aún, en el ejercicio del poder?

La riqueza nunca ha sido mi objetivo. No tengo ni bienes ni negocios. No es lo mío, no estaría aquí, me hubiera dedicado a hacer dinero, que lo puedo hacer, pero si tomas una decisión de dedicarte al servicio público ya no es compatible con dedicarte a otra cosa. Es legítimo que alguien pueda tener esa aspiración, pero no te dedicas 34 años al servicio público para eso.

¿Familiares incómodos?

Más bien yo soy el familiar incómodo para ellos, porque por apellidarte igual luego te tratan mal. Pero ellos nunca han intervenido en la esfera de mis decisiones, por fortuna todos tienen su carrera y les ha ido bien. Por el contrario, más daño les he hecho yo.

Comments