Equipos 2012: pactos, cuotas y lealtades

Equipos 2012: pactos, cuotas y lealtades

"Háganlo ustedes", respondió Andrés Manuel López Obrador al jefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, cuando éste propuso conformar un war room con la dirigencia del PRD y los "Chuchos" para definir la estrategia de campaña del 2012.

El 29 de noviembre pasado, en la sobremesa de un desayuno en el restaurante Cardenal del Hotel Hilton, el dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano y su antecesor Jesús Ortega fueron testigos del interés limitado del tabasqueño por incluir al partido y su corriente mayoritaria, Nueva Izquierda, en la toma de decisiones de su campaña, según relatan perredistas cercanos a estos personajes.

El virtual candidato del PRD-PT y Movimiento Ciudadano a la Presidencia tampoco accedió a empalmar la estructura de su Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) con la del PRD para cubrir todas las casillas el 1o. de julio y evitar repetir el error del 2006 cuando la coalición por el Bien de Todos estuvo lejos de vigilar la totalidad de ellas.

La anécdota sirve de referencia para entender la conformación del equipo del tabasqueño.

En éste prevalecen colaboradores leales, perredistas alejados del partido y colaboradores que trabajaron con López Obrador en el gobierno del Distrito Federal, en la campaña del 2006 y en el "Gobierno legítimo".


Entre sus incondicionales figuran su coordinador de prensa, César Yáñez, a su lado desde que era presidente del PRD entre 1996 y 1999; su coordinador de logística, Nicolás Mollinedo; el general Audomaro Martínez, responsable de su seguridad en la campaña del 2006, y el senador petista Ricardo Monreal, a quien confió la coordinación general del comité de campaña.

En el día a día de la campaña, López Obrador tiene cercanía con su ex secretario particular Alejandro Esquer, quien lo apoya en tareas de organización de mítines y reuniones con la estructura; Octavio Romero Oropeza, coordinador de Organización Ciudadana para el Cambio del Comité Ejecutivo de Morena; Claudia Sheinbaum, quien fue su secretaria de Medio Ambiente en el GDF, y el analista económico, Rogelio Ramírez de la O.

Aparte de ellos, el organigrama del proyecto presidencial de López Obrador tiene varios niveles de organización.

El pasado 6 de diciembre anunció un comité de campaña de seis coordinadores temáticos y representantes para las cinco circunscripciones del país. Incluyó en ese comité a los líderes reales del PT y Convergencia, Alberto Anaya y Dante Delgado; a los también petistas Ricardo Cantú y Jaime Cárdenas, e incluso invitó al líder del PRD, Jesús Zambrano, para la tercera circunscripción, pero este se negó e invitó finalmente a la senadora perredista Rosalinda Hernández.

Como parte de su compromiso con el jefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, el tabasqueño solicitó a René Cervera, quien promovía la candidatura de Ebrard para el 2012, y a la ex directora del DIF-DF, Patricia Patiño, encargarse de las coordinaciones del Distrito Federal y del Estado de México.

Otro nivel de organización es el Comité Ejecutivo de Morena, que dio a conocer el pasado 2 de octubre, y en el que se mezclan algunos de sus más allegados con asesores externos. A varios de ellos los impulsa incluso como virtuales miembros de su gabinete en caso de ganar las elecciones.

Aunque no los ha incluido en su primer círculo, López Obrador ha consultado a algunos de estos expertos e intelectuales para modificar su imagen, suavizar el tono de sus discursos y dar contenido a su campaña en pos de una "República amorosa".

Se trata de Javier Jiménez Espriú, María Antonieta Laso López, René Drucker Colín; María Luisa Albores González, Genaro Góngora Pimentel, Silvia Valle Tépatl, Luis María Alcalde Luján, e incluso el actor Jorge Arvizu, El Tata              .

"Mucha gente está detrás del concepto, hay un grupo de filósofos importantes, sociólogos, antropólogos, hasta de escritoras que han tenido que ver con eso. Alguien clave ha sido el antropólogo Héctor Díaz Polanco, también opinaron Laura Esquivel y Luis Villoro", asegura el coordinador territorial, Jaime Cárdenas.

No descarta tampoco la huella dejada por algunos expertos de Brasil. "Creo que hay cierta influencia, desconozco si Frei Betto, el asesor de Lula, haya tenido algún acercamiento con Andrés o con gente de él. Creo que sí hay algún tipo de influencia de este tipo", señala.

A diferencia del PRI, López Obrador no tiene un búnker desde donde dirija la campaña. Se reúne esporádicamente en las oficinas del Gobierno legítimo en la colonia Roma, y su equipo de campaña lo hace en el despacho de Monreal, ubicado en la calle de General Prim.

López Obrador recibe un informe de Monreal y, cuando lo requiere, se comunica telefónicamente con cada uno para encargar tareas y expresar inquietudes.

En busca de apoyos a su campaña, el candidato perredista concretó también el pasado 7 de febrero una operación cicatriz con el cardenismo tras cinco años de distanciamiento.

En un salón del Hotel Hilton, atiborrado por personalidades de izquierda, logró que Cuauhtémoc Cárdenas le alzara el brazo. Pero hasta el momento, ni Cárdenas ni su hijo Lázaro o algún otro colaborador del ingeniero se han incorporado al equipo del tabasqueño.

Por Carole Simonnet,  Periódico Reforma, 19 de Febrero del 2012

Comments