Campañas Edomex‎ > ‎

Efectos de las Campañas sobre la Votación

La globalización mundial, la privatización de la economía y la desaparición de la URSS, entre otros factores, han convertido a la democracia liberal en el paradigma de toda forma de gobierno y, como corolario, hicieron del voto universal, expresado en elecciones libres, la única fuente de legitimidad del poder político.

Por eso la condición sine qua non para tener acceso al poder o permanecer en el ejercicio del mismo es la capacidad real de movilizar a los votantes hacia las urnas mediante plataformas y candidatos.  Como nunca antes, quien aspira a ocupar puestos de representación popular tiene que desarrollar la habilidad para ganar en buena lid la mayoría del electorado; ningún partido puede sobrevivir si no participa en las competencias electorales, y si lo hace, la victoria o la derrota en los comicios decide su permanencia o extinción.

Aun el programa más inteligente e innovador propuesto por los partidos, nunca llegará a convertirse en política gubernamental si sus promotores no pueden atraer votos suficientes; los grupos de presión, que pueden llegar a tener de su lado a todo un partido, verán la inutilidad de sus esfuerzos si sus candidatos no son capaces de obtener los votos suficientes para mantenerse o ganar los puestos de elección popular; hasta el poder del dinero, de reconocida fuerza en la política, depende de la habilidad de sus representantes para generar votos.

He aquí la importancia de las campañas electorales en la política contemporánea, en suma: las campañas, como instrumentos para producir votos, pueden hacer o terminar carreras políticas, programas de gobierno y partidos políticos.

Sin embargo, el efecto de las campañas sobre los resultados electorales depende de diversos factores.  En primer lugar, su impacto está en función de la lealtad que muestren los electores a sus partidos: si el fervor partidista es fuerte, el efecto de las campañas sobre la votación es marginal; a la inversa, en la medida en que el apego de los electores a los partidos decrece, aumenta la oportunidad de las campañas para atraer el voto con sus candidatos v propuestas.

Asimismo, las campañas tienen más efectos en los electores poco informados y faltos de interés en la política, es decir aquellos despolitizados que utilizan las comunicaciones de las campañas como fuentes únicas para orientar su decisión de voto.  También es importante el nivel de la elección: en las elecciones locales que tienden a despertar menor interés en el electorado y tienen menor visibilidad, al darles relevancia, las campañas pueden impactar con más fuerza en la votación.

Igualmente cuenta la relación de competencia establecida entre partidos y candidatos: si dos o más de ellos pueden ganar la elección por pequeños márgenes, crece el valor estratégico de las campañas en la búsqueda de electores indiferentes o indecisos.  Finalmente, el momento en que se realiza la elección también tiene relación con el efecto de las campañas sobre la votación: si existe un periodo de crisis o aquejan a los electores grandes problemas, adquieren importancia las propuestas de solución que ofrecen las campañas por encima de las lealtades partidistas o el carácter de los candidatos.

Dicho de otro modo: el mayor impacto de las campañas en las votaciones se da en condición de debilidad de los partidos, electorados despolitizados, elecciones locales que tienen menor visibilidad, elecciones reñidas y situaciones de crisis generalizada.  En cualquiera de estas circunstancias, las campañas pueden constituir la diferencia entre el triunfo y el fracaso.

En el futuro, quizá la importancia de las campañas en los resultados electorales se incremente, dada la tendencia generalizada a enfocarlas más hacia las personalidades de los candidatos, a la declinación de los partidos políticos y al aumento de la competencia entre los partidos y sus candidatos que reduce los márgenes de votación con que se ganan las elecciones.

Comments